Etiquetas

, , , , , , , , ,


Tanta información y tan poca para realizar un artículo sobre un excepcional “magazine cultural contemporáneo”, como ellos mismos definen, llamado Jot Down. Se trata de una publicación digital que nació en el mes de mayo de 2011, que tiene una fuerte sección de opinión y que ha apostado por la calidad y la elegancia ante el sucio panorama mediático desde el que nos bombardean los medios. ¿Para qué 16 millones de colores pudiendo usar el blanco y el negro? ¿Para qué buscar una audiencia “fácil” teniendo una amplio público objetivo inteligente que apenas encuentra lo que busca en Internet?

Jot Down apuesta por una sobriedad que muestra al lector a lo que se va a enfrentar, una portada en la que no verán más color que el blanco y el negro, imágenes cuidadas y una prosa que engancha desde el primer párrafo. No seré presuntuoso en este aspecto, no he leído todos los artículos de la revista en sus siete meses de vida, principalmente porque el volumen de información que genera es casi inabarcable para un solo internauta. Además cualquiera sabe lo que busca en una web, qué temas le interesan o dónde puede encontrar aquello que más le aporta. Si vamos descendiendo por la portada, lo primero que nos mostrará color en la pantalla será la publicidad, un pequeño cuadro de adSense que, si en Google tuviesen corazón, diseñarían en blanco y negro para ellos.

El listado de autores y colaboradores es extenso, entre los que se encuentran periodistas, escritores, filósofos e incluso médicos. Les aseguro que descubrirán alguna que otra perla, como E.J. Rodríguez (Emilio de Gorgot), uno de los colaboradores más activos de la publicación, capaz de publicar un épico artículo sobre la batalla de Waterloo (Parte I) (Parte II) o realizar una magnífica entrevista a Ignacio Escolar. Y aquí llegamos a uno de los puntos más destacados de Jot Down, las entrevistas. Los personajes son elegidos con sumo acierto, el trabajo de documentación y preparación excelente y el planteamiento de las mismas desprende un rigor y una seriedad que reconfortan al lector. Además las hay para todos los gustos. Si antes citaba la entrevista a Ignacio Escolar, este mismo medio realizó hace unos meses otra a César Vidal. Si tuviese que destacar algunas, las de Santiago Segurola, Enric González y Martí Gómez (realizada por el propio Enric) conformarían un tridente perfecto. El volumen de entrevistas es, al igual que el de información, ingente, si bien abarcable.

Uno de los motivos de que analice esta página se encuentra en su tratamiento de la información deportiva. Si a las entrevistas con periodistas que han tratado o tratan información deportiva le sumamos deportistas que han estado o están al más alto nivel, la combinación parece casi inmejorable. Pero si además nos fijamos en la seriedad y la imparcialidad con la que desgranan los rincones del deporte olvidados por los grandes medios de comunicación, el resultado final ilumina el rostro del lector ansioso por conocer más y más. Debo destacar las entrevistas a John Carlin, Martí Perarnau, Michael Robinson y Ramón Besa, y no puedo cerrar este párrafo sin citar un artículo de Isaac Ramos titulado “los porqués del periodismo deportivo actual“.

Ya habrán comprobado la amplitud de algunos de sus textos, la exigencia que supone leerlos. En eso también he de dar al razón a Jot Down: si alguien es capaz de crear tanto, tan bueno y en tan poco tiempo, sin menospreciar nunca a su audiencia, el público debe esforzarse en realizar una lectura pausada, detenida y activa de los textos. Aquí no hemos llegado para leer titulares, no hemos topado con la página buscando morbo y no abandonaremos cuando nos exijan un mínimo esfuerzo. Nos encontramos ante un producto final que invita al análisis y la reflexión, dos acciones que suponen un trabajo para el receptor. Si no conocían Jot Down, prueben: entren en la web, busquen un texto sobre un tema que les interese, o a un autor determinado, y lean el primer párrafo del artículo. Sería capaz de apostarme no menos de un café con cada uno de ustedes a que terminarán por leer el artículo completo.